LA EXENCIÓN DEL 7p DE LA LIRPF PARA MILITARES Y FUNCIONARIOS EN EL EXTRANJERO

La exención del 7p de la LIRPF para militares en el extranjero, así como cualesquiera otros funcionarios públicos, es un asunto que requiere de cierta pericia del asesor fiscal y, mucha paciencia del contribuyente puesto que en multitud de ocasiones hay que llegar al TEAR esperando bastantes meses la devolución del dinero.

Se ha conocido recientemente, para ámbitos ajenos al terreno jurídico y de jurisprudencia del Supremo, la Sentencia 428/2019 de la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo en virtud de la cual se amplían los supuestos a los que les sería de aplicación la exención prevista en el Artículo 7.p. de la Ley sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (L.I.R.P.F.) afectando, muy en particular, a militares y cualesquiera otros funcionarios públicos que temporalmente son destinados al extranjero en comisión de servicios, siendo el ejemplo más común el de aquel militar al que mandan 5 o 6 meses de misión al extranjero (Irak, Malí, Turquía o el Báltico por citar algunos ejemplos recientes).

¿Qué ha cambiado con esta Sentencia?

El texto legal permanece inalterado, pero la nueva interpretación dada por el Supremo en la sentencia antes citada lo que hace es considerar que cuando un funcionario público (los militares lo son) es destinado, de forma temporal, al extranjero en comisión de servicios (misión en términos coloquiales de cara al ámbito militar) y sigue prestando sus servicios para el Estado pues se considera como si el organismo supranacional (ONU, OTAN, UE, etcétera) que se “beneficia” de esos servicios fuere una entidad extranjera y en virtud de ello permite aplicar la exención prevista en el 7p de la LIRPF.

Hasta ahora esa interpretación, que cabía hacerse, no era aceptada ni por la AEAT ni por los tribunales y, al final tiraban para atrás las solicitudes de aplicación del 7p. Tras esta Sentencia no cabe duda alguna de que la AEAT debe aceptar ese criterio siempre y cuando el contribuyente demuestre documentalmente la realidad y duración de su destino en el extranjero; y sobre esta cuestión pivotan todos los expedientes.

¿Cuál es la aplicación práctica?

Pongamos que eres militar y has estado 175 días de misión en Malí, por poner un ejemplo, ganando un bruto anual de 25.000€ (al margen del “extra” que se percibe durante esos meses que ya viene exento de tributación). Con la aplicación del 7p para este caso particular en vez de tributar por unos rendimientos de 25.000€ anuales  sería como si tributases por 13.013,69€ lo cual, como os podréis imaginar, hace que la “factura” fiscal sea mucho más baja y en la mayoría de los casos se pueda optar a la devolución de la totalidad de las retenciones soportadas en esa anualidad.

¿Cómo hacer para lograr la exención del 7p de la LIRPF para militares en el extranjero?

Si estás en el caso descrito o has estado en los últimos ejercicios no prescritos a efectos fiscales (los 4 últimos ejercicios fiscales cerrados) tan sólo tienes que dirigirte a nosotros por cualesquiera de los canales de comunicación habituales (Facebook, WhatsApp, App, e-mail o teléfono) y te indicaremos la documentación que vamos a necesitar que nos facilites para poder hacer en tu nombre los cálculos y la presentación de la declaración correspondiente ante la AEAT. En todo caso es de vital importancia disponer, en formato *.pdf, del certificado emitido por vuestro pagador que detalle la comisión de servicios realizada, en dónde fue realizada, en qué consistió y durante qué periodo exacto estuvisteis desplazados en el extranjero; sin ese documento nada se puede demostrar; caso de estar fuera en el ejercicio actual pedid y guardad este certificado porque os será necesario en la declaración a presentar el año próximo.

El certificado que emita vuestro pagador es de nuclear importancia. Por ejemplo, quienes pertenecéis a la Marina, no basta con que vuestro certificado indique los puertos en que se ha hecho escala sino que es preciso que se indique en el certificado cuántos días de navegación corresponden a ZEE (Zonas Económicas Exclusivas) de cada uno de los países por los que se navego. Esto es así porque ante la AEAT debe determinarse con exactitud la ubicación en dónde se estuvo en cada momento de la misión en tanto en cuanto que en las misiones de marina se considera el buque de la armada como un establecimiento permanente a efectos fiscales.

Tanto si en el año en cuestión no presentaste declaración (por no estar obligado) como si lo hiciste, el trabajo a realizar por nuestra parte es muy similar y se puede realizar en ambos casos sin que ello vaya a acarrear ningún tipo de procedimiento sancionador a nivel administrativo en vuestra contra.

(Nota: Texto del post actualizado a 29/03/2022)

¿Quieres compartir este contenido?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Correo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram